El presente y futuro del TJUE, tema central de la tercera conferencia de la RAVJL

El Ciclo de Conferencias de la Real Academia Valenciana de Jurisprudencia y Legislación (RAVJL) ha seguido con su calendario de sesiones con una ponencia en la que se ha debatido sobre el presente y el futuro del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), de la mano de su secretario, Alfredo Calot Escobar, quien ha reflexionado sobre cómo ha afectado la crisis sanitaria a la institución y sobre el futuro más cercano de la misma. El encuentro, que se ha celebrado este jueves de forma telemática, ha estado moderado por el académico Vicente Domínguez quien ha agradecido a Calot su presencia y puesto en valor su amplia trayectoria en Europa.

“Esta institución ha cambiado mucho en estos años, pero su esencia y su misión es la misma: garantizar los derechos en todos los estados miembros y el cumplimiento de los tratados”. Con estas palabras Calot ha comenzado su intervención, la cual ha estado centrada en los cambios sustanciales a los que el TJUE ha tenido que hacer frente en los últimos meses para adaptarse a la nueva normalidad.

Unos cambios que pasan desde el modo de trabajo de su personal hasta en el tipo de asuntos a los se está teniendo que dar respuesta, entre ellos, destacan los relacionados con las ayudas para la recuperación o con el personal sanitario y sus derechos, así como los asuntos sobre protección de datos, los derechos del consumidor o aquellos vinculados con el Estado de derecho.

Sobre este último aspecto, Calot ha prestado especial atención a lo ocurrido recientemente en Polonia como “un claro reflejo de los riesgos que existen en la Unión Europea” y ha recordado que la independencia de los jueces y del poder judicial de cada uno de los estados miembros es clave para el buen funcionamiento de la Unión Europea.

Durante el final de su intervención el secretario del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha analizado los puntos fuertes y débiles de la institución destacando entre sus fortalezas el respeto que tienen todos los países miembros a la misma, el prestigio conseguido en todos estos años y la jurisprudencia sólida y coherente con la que cuenta.

Por otro lado, entre las debilidades, Calot ha reconocido que se necesita mejorar en materia de comunicación para acercar a los ciudadanos la labor que se realiza y alertado como riesgos el desequilibro que existe entre el número de asuntos y contenciosos que llegan. Finalmente, como oportunidades para el futuro ha subrayado el potencial de la inteligencia artificial como un aliado que mejoraría el trabajo del día a día.